sábado, 12 de abril de 2008


¿Suerte?


Apenas queda un mes de clase, ese mes viene repleto de examenes que por regla de tres nos lleva a un ser sensato y un ser acojonado.
Sensato: por saber cuales son mis responsabilidades en este momento y saber anteponerlas a cualquier hecho trascendental. Que esta noche montan un fieston en casa de un amigo, pues una aunque en el fondo desee ir ha de escuchar a su pepito grillo y no acudir para mañana poder hacer madrugar a los libros.
Acojonado: por que tras años alcanzando un punto de equilibrio entre el tiempo de estudio de una materia y la calificación en la misma, ese equilibrio se ha desmoronado a favor de el tiempo de estudio que no se equilibra con las calificaciones obtenidas.

Ahora mismo tengo impuesta como meta el aprobar segundo de bachillerato, si hay SUERTE y esa meta se ve cumplida rápidamente cambiaré de aspiraciones y aprobar selectividad se convertirá en la nueva meta. Si esta meta se ve cumplida en junio apenas habrá durado un mes, si no se ve cumplida... (Aitana! Siempre positivo nunca negativo!).
Ahora iba a dedicar a hablarme de lo que deseo estudiar, pero creo que eso es soñar muy alto y a día de hoy prefiero ser consciente y tener los pies en el suelo. Si la suerte me acompaña, ya tendré tiempo de volar.

Y tras soltar este rollo como consecuencia de mis tardes entre los brazos de Kant y la geometría lineal, diré que, exceptuando los temas examenes, todo va viento en popa y a toda vela. En mi casa se ha pactado una tregua y aunque suena raro hasta decirlo, llevo días sin escuchar gritos de mis superiores; mis amigos, aunque estresados, están ahí; y él... aii... tras nuestra primera pelea (¿se puede llamar pelea o fue confusión de datos?) sigue dando mucha guerra y yo encantada entre sus abrazos y besos. Anoche estuve un ratito con él que describiría como un pequeño paraíso entre tanta niebla. Creo que esta noche también le veré, cuando el termine de currar y haya abierto los libros y cuando yo haya estudiado lo suficiente como para que pepito grillo no aparezca cuando me encuentre reflejada en su mirada.


3 comentarios:

Virginia Vadillo dijo...

Mucho ánimo con los exámenes!! el año de selectividad es el peor con muuuuucha diferencia, pero tranquila, luego termina y la universidad... ¡¡es otra historia!!
No te agobies (vale, esto es imposible, pero bueno, yo te lo digo!! XDDD), seguro que todo va a salir bien!! Piensa que es el último empujón... si apruebas va a ser el verano más largo de tu vida!! XDDD
Besosssssss!

elenita dijo...

¡¡Hola guapa!!

Me alegro de que estés tan feliz con ¿tu chico? xD ¿Ya es oficial? :D

Y los exms... no te preocupes, estudia, con calma y paciencia, y ya verás como cumples esta meta, la de junio y luego a pensar qué hacer con tu selectividad aprobada ;)

¡¡Un besote y mucho ánimo!!

Tana dijo...

Virginia: Si, el peor y el más corto por que entre tanto estudiar, se ha pasado volando. 15 días + dos semanitas de globales y recuperaciones; y adios muy buenas
(¡espero!)
Yo, aunque con poca fuerza ya, no pierdo la esperanza.
Muchísimas gracias! ;)

Elena: si, parece que oficial ya si es! jajajajajaja =)
Espero poder marcarme otra meta en cuanto termine toda esta pesadilla.
Gracias!

Gracias por vuestros consejos que son de sabios. Ya habeís pasado por esto, así que son buenos consejos.

Un beso!