miércoles, 8 de febrero de 2012


Como era de esperar no hubo mensaje, ni llamada, ni nada de nada... No sé si se acordó o si ni quiera lo hizo, lo que si sé es que como una tonta estuve deseando su mensaje todo el día. Tuve suerte, me intentaron animar el día sacandome a cenar y a tomar algo. Parece que se han convertido en mis pequeños angelitos de la guarda, son capaces de sacarme sonrisitas en mis peores días, y creerme que ese día lo agradeci y mucho.
Esta semana no esta siendo fácil, no sé si será por el tiempo pero mi estado anda tan variable como él. 


2 comentarios:

desentonada dijo...

Céntrate en tus pequeños angelitos y no estés a la espera de alguien que no sabes si algún día se atreverá a llegar...

Tana dijo...

Gracias por tu consejo :), tienes toda la razón, y aunque sea dificil, es lo que intento.

Un abrazo! =)