martes, 12 de febrero de 2008


-Mama, sigo viva (físicamente). Me digno a llamarte para que compruebes que estoy bien, lo que ocurre es que la niña ha crecido y ,aparte de dejar de comer macarrones de esa forma tan sexy, ha decidido vivir para intentar aprobar o morir en el intento.
No,no me digas nada, no tengo tiempo. No te preocupes, si mi cabeza no decide abandonarme antes, regresó a casa el 21.

1 comentario:

Maria dijo...

Animo! Te esperamos de vuelta el 21 ;-).